Por qué el Concorde es una obra maestra de la ingeniería

El 2 de marzo de 1969, el legendario Concorde surcó los cielos por primera vez.

Al instante se convirtió en un ícono del diseño, y su desempeño se adelantó a su época.

¿Qué tan rápido era el Concorde? Con una velocidad de despegue de 402 km/h y una velocidad de crucero de 2172 km/h (aproximadamente el doble de la de los aviones de pasajeros normales de hoy en día), podía volar de Londres a Nueva York en poco menos de tres horas y media en lugar de ocho horas (que era lo normal en aquella época).

El Concorde en su primer vuelo sobre París (1969). Crédito de la imagen: Airbus Heritage (Francia).

En el pasado, la gama LEGO® Icons ha celebrado algunas de las maravillas más impresionantes del mundo de la ingeniería, y pensamos que ya era hora de dar la bienvenida al club al avión de pasajeros más famoso del mundo.

Así que, mientras el set LEGO Icons Concorde se prepara para despegar, hablamos con el líder del equipo que le dio vida, el diseñador sénior Milan Madge, sobre las cosas que lo hacen tan único.

Diseñado para ser veloz

“El Concorde es un avión especial por muchas razones”, dice Milan. “Sin necesidad de entrar en detalles técnicos, su elegante y fluida silueta resulta reconocible al instante. Es todo un ícono del diseño”.

Si bien su aspecto es bastante singular, el diseño del Concorde se centraba en la función, no en la forma. Y la función que buscaban los ingenieros originales era esencialmente una cosa: la velocidad.

“La planta motriz del avión consta de cuatro enormes motores Olympus montados debajo de las alas”, continúa Milan. “Estos se recrean en el set LEGO mediante una variedad de tomas de aire y escapes”.

Vista de la toma de aire del Concorde 212 (1977). Crédito de la imagen: Airbus Heritage (Francia).

Además, para alcanzar velocidades supersónicas, se necesita algo increíblemente aerodinámico. Y, para poder aterrizar una aeronave con una forma tan particular, apareció la nariz inclinable.

Cómo se recrea un ícono

Milan explica que incluso la nariz inclinable fue una decisión funcional.

“El problema es que, al aterrizar, los pilotos no pueden ver la pista porque la nariz es muy larga y el ángulo de aproximación es demasiado pronunciado. De ahí surgió la idea de la nariz inclinable”.

Vuelo de prueba del Concorde realizado en noviembre de 1970 en el que se aprecia la nariz inclinable. Crédito de la imagen: Airbus Heritage (Francia).

Y, por supuesto, no se puede hablar del Concorde sin mencionar sus peculiares alas.

A esta configuración se le conoce como “ala en delta”, por la letra griega delta (Δ).

“Dedicamos mucho tiempo a las alas”, explica Milan. “Toda la sección media del avión está construida de lado, por lo que las espigas de los bricks no están en su orientación habitual. Eso nos permitió crear un ala fuerte, y también hizo posible que la parte inferior del modelo LEGO fuera completamente lisa”.

Esto es particularmente importante porque el modelo cuenta con una base de exhibición que deja a la vista su cara inferior.

Y, con una minuciosidad comparable a la de los ingenieros del Concorde de verdad, Milan y su equipo prestaron atención a todos los elementos del set, incluida la base.

“Queríamos que el elemento de apoyo reforzara la idea de que el Concorde era inmune al efecto de la gravedad. Por ello, creamos una delgada base con una sutil curva y una impresión en un nuevo formato que reproduce la apariencia de una placa de bronce grabada”.

La delgadez de las alas representó otro gran desafío: integrar el tren de aterrizaje.

“Todos estábamos de acuerdo en que el modelo estaría incompleto sin el tren de aterrizaje, pero este era más grueso que las alas”.

Por fortuna, la vasta experiencia de Milan, que incluye el diseño de otra maravilla de la ingeniería en versión LEGO, el transbordador espacial Discovery de la NASA, resultó muy útil.

“La experiencia con el modelo del transbordador espacial fue de gran ayuda. En el Concorde, nos propusimos crear un sistema que nos permitiera bajar y subir simultáneamente los componentes del tren de aterrizaje”.

Para ello, Milan y el equipo tuvieron que crear un mecanismo que se extendiera casi por toda la longitud del modelo (105 cm) y bajara los tres grupos del tren de aterrizaje a diferentes velocidades, todo ello alojado en el estrechísimo fuselaje sin estorbar en el interior.

Interior del Concorde LEGO Icons.
Una mirada al interior del Concorde de verdad. Crédito de la imagen: Airbus Heritage (Francia).

Cuando le preguntamos a Milan cómo fue que lo lograron, no pudo evitar reírse.

“¡Con mucha dificultad!”.

No vamos a revelar nada más, porque este modelo hay que verlo para creerlo. Con 105 cm de longitud y 43 cm de anchura, su monumental tamaño lo dice todo. De hecho, es tan técnico que nos vimos obligados a añadir el Concorde LEGO Icons a nuestra lista de los modelos más desafiantes para adultos

A toda velocidad con rumbo hacia tu colección LEGO®

Milan y su equipo realizaron decenas de iteraciones del modelo, casi siempre con la ayuda y el apoyo del equipo de Airbus Heritage, que tiene acceso a todos los archivos del Concorde.

Juntos, lograron dar vida a un preciso modelo que incluye la nariz inclinable, un tren de aterrizaje funcional, una rueda de cola retráctil, alas en delta con elevones móviles y timones superior e inferior articulados.

Tanto si eres fan del Concorde como si simplemente te gusta el buen diseño, este nuevo set supersónico no podrá faltar en tu colección.

AIRBUS and CONCORDE are registered trademarks of Airbus.

¿Buscas algo más?

¡Dale una mirada a la página principal del área Adults Welcome para ver nuestra colección de sets y artículos específicos para adultos!