Sammie se ha propuesto hacer del mundo un lugar mejor, ¡y no piensa parar pronto!

Sammie se ha propuesto hacer del mundo un lugar mejor, ¡y no piensa parar pronto!

Ya sea ayudando a los niños de su escuela a superar la sensación de soledad o enviando sonrisas a todos los rincones del planeta, Sammie Vance está reconstruyendo el mundo una idea a la vez.

Todo comenzó con un proyecto de una Banca de Amigos. Su plan consistía en instalar una banca de colores brillantes en el patio de su escuela con la intención de que, cuando un niño se sintiera solo, pudiera ir a sentarse allí para hacer saber a los demás que le gustaría que lo invitaran a jugar.

“Quise hacerlo en mi escuela porque yo misma me he sentido sola”, dijo Sammie. “Y, como no es agradable, no quería que nadie más se sintiera así”, añadió.

Creemos que cualquier cosa que facilite o haga más inclusivo el juego es una buena idea. Cuando Sammie le contó a su mamá, Heidi, sobre su proyecto de instalar una Banca de Amigos, Heidi estuvo de acuerdo. Juntas, fundaron una compañía llamada Green Tree Plastics, dedicada a recolectar tapones de botellas usados y convertirlos en bancas. Esta manera de materializar su proyecto significaba dos cosas geniales: primero, que la escuela tendría su Banca de Amigos y, en segundo lugar, que esta sería buena para el medio ambiente.

Al director de la escuela le agradó la idea, y Sammie estaba lista para comenzar. Pero necesitaba tapones de botellas. ¡MUCHÍSIMOS tapones de botellas!

Con la ayuda de Heidi, Sammie publicó un mensaje en las redes sociales y pronto empezaron a llegar tapones de botellas por montones. Al principio, provenían de donadores de su misma ciudad. Luego, de todo el estado. Poco después, les enviaban tapones de botellas desde la mayor parte de los Estados Unidos. De hecho, Sammie ha recibido tapones de botellas desde cada uno de los 50 estados del país e incluso del Reino Unido, México y Afganistán.

Sammie ordenando los tapones de botellas
Sammie ordenando los tapones de botellas

Hasta ahora, Sammie ha fabricado más de 150 Bancas de Amigos y planea elaborar muchas más.

La creatividad imparable ayuda a transmitir sonrisas

A principios de 2020, cuando comenzó la pandemia y se suspendió la actividad de las escuelas, las bancas de Sammie dejaron de usarse. No obstante, la creatividad es imposible de detener: a Sammie se le ocurrió una nueva idea para alegrar a las personas que más lo necesitaran, y así nació el proyecto Sonrisas por Correspondencia.

El plan consistía en que Sammie imprimiría pequeñas tarjetas para personalizarlas y enviárselas a un nuevo destinatario cada día con el fin de provocarle una sonrisa.

“En ese momento, todos nos sentíamos un poco tristes”, dijo Sammie. “Y creo que esto demuestra que un pequeño acto de amabilidad puede hacer una gran diferencia en la vida de una persona”, explicó.

Desde que comenzó, Sammie ha mandado sonrisas a 45 de los 50 estados que componen la Unión Americana y a otros países, como el Reino Unido y Tanzania. Incluso ha intercambiado sonrisas en braille con niños que padecen impedimentos visuales. Para Sammie, esta parte de su labor es la más satisfactoria.

“Lo que más me gusta de lo que hago es que me da la oportunidad de conocer a nuevas personas”, afirmó Sammie. “Todos nos parecemos, todos somos iguales. Y mi misión es motivar a las personas a ser amables con los demás”, añadió.

Reconstruir el mundo una idea a la vez

Construir bancas, enviar sonrisas y encontrar el tiempo para disfrutar de actividades propias de su edad parecería demasiado para una niña, pero para Sammie es solo el principio. Además de dar seguimiento a sus proyectos, Sammie conduce su propio podcast y, más tarde este año, lanzará su primer libro.

Sammie en la estación donde produce su podcast
Sammie en la estación donde produce su podcast

Después de cosechar un éxito tan rotundo, le preguntamos a Sammie si tenía algún consejo para los niños que piensen en iniciar un proyecto, y su recomendación fue muy simple: que empiecen con algo pequeño.

“Mi proyecto comenzó con un tapón de botella. Si alguien quiere emprender algo, es recomendable que comience a nivel local, con sus amigos y familiares, y que crezca a partir de allí, sin olvidar que una cosa pequeña puede hacer una enorme diferencia”.

Conoce más sobre nuestra campaña Rebuild the World