Batwing Acceso anticipado para miembros VIPA la tienda

Batwing Acceso anticipado para miembros VIPA la tienda

LEGO® Adults Welcome | Artículos | Atención plena y bricks LEGO | LEGO.com

Atención plena y bricks LEGO®

A lo largo de los últimos años, más y más personas han comenzado a construir con LEGO® como una forma de practicar la atención plena.

Incluso, en 2019, decidimos hacer equipo con DK Publishing y la autora Abbie Headon para publicar un libro de autoayuda titulado “Build Yourself Happy”, que contiene más de 50 actividades y consejos de construcción con LEGO que promueven la atención plena. (¡Mira algunos de nuestros favoritos a continuación!).

A pesar de su creciente popularidad, existe cierto grado de confusión alrededor de la atención plena. La atención plena no es solo una manía seudocientífica de moda: según se demuestra en un número creciente de estudios científicos, puede alterar y mejorar el funcionamiento físico del cerebro de pacientes con depresión.

Por eso pensamos que sería una buena idea explicar un poco más a fondo el concepto de atención plena y descubrir por qué los psicólogos recomiendan construir con LEGO para alcanzarla.

¡Incluso creamos nuestra propia guía paso a paso para aprender a practicar la atención plena mediante la construcción con LEGO!

¿Qué es la atención plena?

La atención plena es una práctica terapéutica diseñada para ayudar a personas con distintos niveles de ansiedad, estrés y depresión a controlar tales sensaciones. No es, como consideran algunos, una panacea. No obstante, cada vez más personas hablan de sus múltiples beneficios.

La atención plena es, esencialmente, una forma de meditación que hace énfasis en estar consciente (o atento) a lo que ocurre en el entorno, cuerpo y mente de un individuo en un momento determinado. Te invita percibir y reconocer todas las sensaciones del cuerpo sin juzgarlas.

Esta idea de no emitir juicios es importante. Todos tenemos en la mente un parloteo continuo, un diálogo interno. A diferencia de lo que algunos piensan, la atención plena (y de manera más general, la meditación) no se trata de llegar a tomar el control y detener en seco todos esos pensamientos. Se trata de dar un paso hacia atrás.

¿Quién está listo para una buena metáfora? Estoy seguro de que lo estamos.

Imagina que estás sentado en la orilla del río, mirando el agua correr. Los objetos arrastrados por la corriente, ya sean hojas, trozos de madera e incluso lanchas, representan tus pensamientos y sentimientos. La atención plena te invita a sentarte en la orilla del río y simplemente mirar todo eso pasar flotando. Suena fácil, ¿no? Pero, en la práctica, es algo muy difícil de lograr. Especialmente cuando algo de lo que flota en el río no es de tu agrado. Nuestra naturaleza humana nos impulsa a saltar al río para intentar sacar algunos objetos, a tratar de detener la corriente o a nadar en busca de algo. Y olvidamos nuestra intención original de sentarnos en la orilla de ese río y mirar todo pasar.

Por este motivo, la atención plena no es una cura para los pensamientos o sentimientos negativos. En vez de eso, se trata de manejarlos de una manera más útil y constructiva que como acostumbramos hacerlo. Y, por supuesto, es recomendable buscar la asesoría de un profesional cuando algún pensamiento se vuelve muy difícil de resolver mediante la atención plena.

A continuación, te presentamos un par de consejos para ayudarte a dar los primeros pasos.

Encuentra algo en lo que concentrarte

Las técnicas de atención plena con frecuencia nos invitan a concentrarnos en nuestra respiración. Al ser un proceso continuo, la respiración resulta doblemente útil: nos sirve para fijar nuestra atención inicialmente y para hacerla regresar una vez que nuestra mente ha comenzado a vagar sin rumbo.

Y la mente vagará sin rumbo. No hay problema. Así es como funciona. Lo único que tienes que hacer es darte cuenta de ello y guiar a la mente de regreso.

Tu atención, no obstante, no tiene que enfocarse exclusivamente en la respiración. Por ejemplo, no tienes que esforzarte por respirar de cierta manera (más allá de mantener un ritmo estable y calmado). Por lo tanto, cualquier actividad repetitiva puede ocupar esa atención. Ya sea coser, barrer o… (adivinaste…) construir sets LEGO®.

(Y, por cierto, no somos los únicos que lo decimos. La interacción con bricks LEGO es un tema frecuentemente mencionado en investigaciones académicas sobre atención plena como un claro ejemplo de una actividad relajante que, sin dejar de serlo, requiere cierto grado de esfuerzo mental).

Aunque, independientemente del enfoque, es fundamentar dedicarle atención conscientemente.

Si te concentras en respirar, siente tu pecho subiendo y bajando, y piensa en esa sensación. Si te enfocas en barrer, escucha el sonido que hace la escoba al rozar el piso. Si eliges usar bricks LEGO, puedes observar la manera en que estos se conectan unos con otros, el sonido que producen cuando lo hacen y la sensación del material en tus dedos.

No te preocupes por la conclusión. Al menos para comenzar, tu objetivo no es crear algo que sea “bueno” o “malo”, sino obtener un resultado… Un simple resultado. Por esta razón es mejor evitar construir siguiendo un manual LEGO. La atención debe enfocarse en el proceso de construir, que puede marcar el rumbo para regresar cuando notes que tu mente empieza a vagar.

Además, no preocuparse por el producto final aporta ciertos beneficios. “A veces, vivir sin un plan puede ser muy divertido”, escribe Abbie Headon en su libro “Build Yourself Happy”. Intenta dejar de lado tu instinto de planificador cuidadoso y permitirte elegir y conectar bricks sin pensar hacia dónde vas. Te sorprenderá lo que puedes crear y, como resultado, ¡tu planificador/aprensivo/aguafiestas interno podría decidir soltarse más seguido!

“Cuando bajas el volumen de los comentarios del crítico que llevas dentro, puedes disfrutar del auténtico placer de la creación, tal como cuando eras un niño”.

Paso a paso

Para quienes se inician en el arte de la atención plena (o, al menos, la atención plena LEGO), hemos creado una guía paso a paso que les ayudará a dar sus primeros pasos con seguridad.

  1. Ponte cómodo: no necesitas sentarte al lado de una cascada para sentirte iluminado… Encuentra un lugar tranquilo y conocido donde nadie pueda interrumpirte accidentalmente. No tienes que cruzar las piernas “solo porque así se hace” si esta posición no te resulta cómoda. Solo hazlo.
  2. Haz un “bloqueador de teléfono”: las personas revisan sus teléfonos inteligentes cada 10 minutos en promedio. Aunque nos ayudan a conectarnos con el mundo, no resultan ser muy útiles cuando queremos mejorar nuestro estado mental y de atención. A Abbie Headon se le ocurrió una simpática solución para esta situación. “La manera más simple de poner tu teléfono fuera de servicio por un rato es elegir uno de tus bricks (el que parezca necesitar más un descanso) y darle unas breves vacaciones de su labor como pieza de construcción”, escribe en su libro. El brick reposará sobre el aparato. De esa manera, la próxima vez que sientas la necesidad de revisar tu teléfono, verás al brick roncando alegremente sobre este… Y no te gustaría despertarlo, ¿verdad?
  3. Comienza a enfocarte: coloca tus bricks LEGO frente a ti y ponte a construir. No te preocupes por construir algo en particular: solo enfócate en el proceso de construir colocando un brick a la vez. No necesitas mucho para lograrlo. De hecho, en opinión de Abbie, puedes tener éxito usando solo 5 o 6 bricks. “A veces, menos es verdaderamente más”, escribe. Y concluye: “Y limitando nuestras opciones podemos también limitar las distracciones y abrirnos a la creatividad”.
  4. Toma nota: percibe tu cuerpo al mismo tiempo que te concentras en las sensaciones de la construcción. A veces resulta útil efectuar un recorrido mental de la cabeza a los pies. ¿Tienes la mandíbula apretada? ¿Estás encorvando los hombros? ¿Los dedos de tus pies están rígidos? Presta atención a cada detalle e intenta relajar las partes tensas.
  5. Tenlo en cuenta: tu mente comenzará a vagar sin rumbo, incluso mientras construyes. Presta atención al momento exacto en que esto sucede. No debes sentir enojo o frustración contigo mismo. Lo único que tienes que hacer es volver a enfocarte en la construcción y en la sensación de los bricks.
  6. Desconéctate lentamente: una vez que sientas que lograste los objetivos de la sesión, no es necesario que te apresures a regresar a la realidad. Tomarte un tiempo para reanudar tus actividades es una manera excelente de extender los beneficios de la atención plena al resto de tu día (o noche). Abbie nos dice qué hacer en momentos como este. “Toma unos cuantos bricks. Sin pensarlo demasiado, conéctalos formando una estructura, y luego vuelve a separarlos. Repítelo tantas veces como desees, ya sea formando la misma estructura cada vez o construyendo variantes. A medida que armas y desarmas, permite que tu mente se relaje progresivamente. Si tu día ha sido estresante, puedes imaginar que los bricks representan algo que te ha molestado. Desarmar tus problemas y construir algo más satisfactorio con sus partes puede reforzar tu seguridad de que superarás las experiencias de este día”.

Finalmente, si quieres leer más consejos de LEGO sobre atención plena, ¡puedes descargar la versión completa del libro “Build Yourself Happy” en formato electrónico.