Hidden Side™Saber más

Hidden Side™Saber más

Piano de Cola LEGO® Ideas

Piano de Cola

Siempre he considerado los juguetes como objetos para imaginar, no solo para jugar.
Cuando era niño, me gustaba hacérmelos yo mismo. Me fascinaban los modelos de autos, los juegos de construcción y todo lo que tuviera un componente mecánico. Lo que más me divertía eran las infinitas posibilidades que me ofrecía la creatividad.

Conoce a Donny Chen, el maestro

En China, donde crecí, los bricks LEGO® no eran fáciles de encontrar.
Tenía 25 años cuando compré mi primer set, hace ahora 8, y el sistema no ha dejado de sorprenderme desde entonces. Aunque llegué un poco tarde a los juguetes LEGO, mi amor por los bricks perdura; hoy son mi pasatiempo favorito por mucho, aparte de la música. De hecho, incluso hice una réplica a escala de mi propia casa con cinco pianos.

Este modelo reunió mis dos mayores pasiones en la vida.
Cuando no estoy construyendo con bricks LEGO, enseño, afino instrumentos o compongo música en mi piano. Por eso, cuando descubrí LEGO Ideas, supe que quería construir algo que reuniera el universo musical y el mundo de LEGO.

Me interesa tanto el funcionamiento de un piano como la música que produce.
Siempre me han fascinado los mecanismos que hacen que las cosas funcionen y la ingeniería que esconden los grandes pianos. Como profesor, también tengo que explicarles a mis alumnos lo que sucede debajo de la tapa. Este modelo me pareció una forma fantástica de enseñárselo en pequeña escala.

Trabajé todos los días durante seis semanas para que el modelo fuera lo más fiel posible.
Era muy importante para mí que se sintiera auténtico, que funcionara y que se pareciera a un piano de tamaño real en la máxima medida. Necesité, al menos, 15 horas para alcanzar ese grado de autenticidad y asegurarme de que el teclado, el banco, los apagadores, los pedales y la función de pianola operaran como si fueran de verdad.

No todo salió exactamente conforme a lo planeado.
Tuve algunos contratiempos durante el proceso de diseño, particularmente con la tapa del teclado. Probablemente, lo cambié unas cuatro veces antes de llegar al definitivo. Por fin me sentí satisfecho: se cerraba como un piano de verdad, transmitía la misma sensación y funcionaba exactamente igual. Aun así, por supuesto, que fuera posible tocar el Piano de Cola LEGO® era mi principal objetivo al diseñarlo; sin embargo, también era la parte más complicada del modelo.

Creo que mi piano es una creación LEGO® sin igual y les encantará a todos, tengan la edad que tengan (especialmente, a los amantes de la música de todo el mundo). Ojalá les guste tanto como a mí.

On slide 1 of 4