Te damos la bienvenida a la maravillosa iniciativa Women’s Brick Initiative

Te damos la bienvenida a la maravillosa iniciativa Women’s Brick Initiative

Todo comenzó con una simple pregunta: ¿en dónde están todas las mujeres que construyen con LEGO?

La persona que planteó esa interrogante es Alice Finch. Siendo niña, disfrutaba de jugar con bricks LEGO. Años después, influenciada por su padre, quien se gana la vida construyendo casas, descubriría su amor por la arquitectura. Por tal motivo, quizá no sea algo sorprendente el hecho de que, al buscar un proyecto LEGO para construir, terminara por elegir el modelo de un edificio: su propia versión del Castillo de Hogwarts™. A pesar de toda su experiencia, la escala del modelo resultó ser algo sorprendente, incluso para ella.

“Hogwarts fue el primer modelo que construí siendo adulta”, dice Alice. Y añade: “¡No cualquiera empieza con un proyecto de 400.000 bricks!”.

Alice hablando en el taller para mujeres que tuvo lugar en Hong Kong
Alice hablando en el taller para mujeres que tuvo lugar en Hong Kong

Después de terminar el minucioso proceso de recrear Hogwarts con toda precisión según las descripciones de los libros, Alice comenzó a publicar en Internet fotos de su creación, que poco tiempo después estarían recibiendo millones de visitas.

Tal popularidad la hizo recibir invitaciones para exponer su creación en exhibiciones y conferencias de LEGO a lo largo y ancho de los EE. UU., país donde reside. Fue en estos eventos donde comenzó a notar que había un problema.

“Cuando las parejas se acercaban a contemplar el modelo, en ocasiones la novia o esposa decía cosas como: ‘¿Lo ves? Te dije que las mujeres también pueden construir’. Otras veces era el novio o esposo quien decía algo como: ‘Te dije que lo hizo una mujer’”.

Alice comenzó a darse cuenta de dos cosas: en primer lugar, de que había una gran cantidad de mujeres participando en la construcción con LEGO en todos los niveles y, en segundo lugar, de que no había nada que las conectara entre sí, por lo que cada una de ellas sentía que estaba sola.

Al igual que nosotros, Alice está convencida de que no hay problema que la creatividad no pueda solucionar, por lo que buscó la manera de resolver esa situación.

Poco tiempo después, se fundó oficialmente la iniciativa Women’s Brick Initiative (WBI). Para Alice, esta organización debería enfocarse en inspirar, apoyar y empoderar a las mujeres constructoras, así como a crear una comunidad.

Hoy en día, la iniciativa WBI cuenta con miembros por todo el mundo, y la comunidad sigue expandiéndose tanto en alcance como en objetivos. No obstante, Alice no ha logrado todo esto sola.

Usar la creatividad para hacer un cambio

“Soy ingeniera, y creo que el pasatiempo [de construir con LEGO] y mi profesión tienen mucho en común”, dice Megan Lum, una exitosa ingeniera con una carrera de 20 años en organizaciones de gran tamaño y miembro del grupo que lidera la iniciativa WBI.

Megan notó el mismo patrón que antes había llamado la atención de Alice, y fue más allá al relacionarlo con otra tendencia de su vida profesional.

“Tenía mucho en común con la ingeniería. Solo el 15 % de la comunidad ingenieril está compuesta por mujeres, y prestando atención a lo que sucedía en las convenciones de LEGO, me di cuenta de que la proporción allí no era tan distinta”.

Megan está convencida de que la creatividad en etapas tempranas es un componente fundamental para resolver este problema. También considera que aumentar la disponibilidad de sets LEGO podría dar lugar a un incremento en la representación femenina en profesiones relacionadas con las ciencias, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas (disciplinas STEM).

“Cuando eres un niño, todo el mundo te hace la misma pregunta: ‘¿Qué vas a ser cuando seas grande?’. Si las niñas están familiarizadas con la ingeniería, por ejemplo, a través de las cosas con las que juegan, habrá una mayor probabilidad de que eso sea una realidad”.

Aumentar la representación en todos los niveles ha sido una parte fundamental del trabajo de la iniciativa WBI, además de su deseo de crear una comunidad.

Alice hablando en el taller realizado en Hong Kong
Alice hablando en el taller realizado en Hong Kong

En palabras de Alice: “Nuestra atención está enfocada en descubrir las formas más significativas de apoyar a las mujeres que practican este pasatiempo. A veces, no se necesita más que un lugar para sentarse y conversar”.

Con frecuencia, la organización organiza talleres y concursos destinados a promover la creatividad individual de sus miembros y proporcionarles un espacio para reunirse y socializar.

Miembros de la iniciativa WBI participan en un taller de joyería en Skærbæk (Dinamarca) en 2019
Miembros de la iniciativa WBI participan en un taller de joyería en Skærbæk (Dinamarca) en 2019

Estos talleres de creatividad han dado lugar a algunos éxitos, como el de Kelly Bartlett, una prometedora estrella de la construcción y miembro de la iniciativa WBI cuyo caso resulta particularmente destacable. En fecha reciente, Kelly ganó un concurso de arte con bricks LEGO; “Emergence”, su obra ganadora, se encuentra actualmente exhibida en las oficinas de LEGO, en Dinamarca. Trabaja como maestra de biología y creció rodeada de creatividad y sets LEGO.

“Crecí en un hogar donde no existían las expectativas de género en cuanto a los juguetes”, dice Kelly. Y añade: “Todos los juguetes eran para todos los niños. Mis padres no hacían caso de ningún tipo de mercadotecnia basada en el género. Esa es la razón por la que no crecí creyendo que mis sets LEGO City y LEGO Castle fueran juguetes exclusivamente para varones. Yo solo jugaba con ellos”.

En su opinión, el apoyo que recibió en su niñez para potenciar su creatividad contribuyó, en parte, a que desarrollara las habilidades que hoy en día utiliza en su vida profesional.

El profundo poder del juego creativo

Es importante recordar que el juego no se trata solo de afinar habilidades prácticas: la creatividad también debe ser divertida. Y para Inez Vasquez, abogada residente en Filipinas y miembro de la iniciativa WBI, tiene un beneficio muy distinto.

“Construyo modelos principalmente para desestresarme, ¡porque el trabajo de abogada es muy estresante!”, dice Inez.

Inez comenzó a construir por su cuenta, pero pronto empezó a buscar una comunidad de mujeres creativas que compartieran su pasión. Fundó su propio grupo de usuarios de LEGO, que después se afiliaría a la iniciativa WBI y que ha seguido expandiéndose tanto en la cantidad de miembros como en la diversidad de la gente que atrae.

Inez (izquierda) en el Japan Brick Fest de 2019
Inez (izquierda) en el Japan Brick Fest de 2019

“Se trata de mujeres y sus aliados. También hay hombres y, por supuesto, miembros de la comunidad LGBTQI+. El grupo está abierto para cualquiera que desee promover la diversidad en la comunidad LEGO”.

“Cualquiera”, en esta afirmación, incluye a personas de todos los géneros, orígenes étnicos, razas y, fundamentalmente, edades.

Patty Sherin utiliza la creatividad y los bricks LEGO en su trabajo con los adultos mayores de su localidad (especialmente con los que padecen alguna forma de demencia). El sentido de comunidad la motivó a unirse a la iniciativa WBI, y anima a todos los adultos que tengan interés en los sets LEGO a hacer lo mismo.

“Es lo mejor que me ha pasado”, dice Patty. Y añade: “Siempre digo que debes conectarte con la comunidad LEGO porque allí encontrarás gente como tú. Es algo hermoso, de verdad”.

La conexión va más allá de los bricks

Miembros de la iniciativa WBI en el evento Bricks Cascade de 2020
Miembros de la iniciativa WBI en el evento Bricks Cascade de 2020

La iniciativa WBI pone la creatividad, la comunidad y la diversidad en el corazón de todo lo que hace. Eso podría explicar por qué ha crecido tan rápidamente. Porque no importa si eres joven o viejo, si construyes sets según las instrucciones o prefieres seguir tu instinto, si construyes pequeñas flores o un castillo de 400.000 piezas. Independientemente de tu situación, en la iniciativa WBI encontrarás una comunidad, aceptación y personas que comparten tu pasión.

Conoce más sobre nuestra campaña Rebuild the World