1. Uniones defectuosas
  2. Puntas de aspecto peligroso
  3. Cables de sujeción

En realidad, no son auténticas patas de araña. Están hechas de plástico, cinta adhesiva y cables metálicos. Pero dan bastante miedo, y eso es suficiente para Spyclops.