#fff218

Zombie

“Briiiiiiiiiicks…”

Lento al caminar y aún más lento de cerebro, puede que el atolondrado Zombie dé un poco de miedo, pero es completamente inofensivo en todos los sentidos. Todo lo que hace es lento, carece de sentido y resulta repetitivo: desde perder el hilo de lo que está viendo en televisión hasta esperar en la cola del supermercado, o apilar un brick sobre otro para construir una muralla perfectamente lisa y completamente inútil de kilómetros y kilómetros de longitud.

Si lo interrumpes, te mirará fijamente sin expresión alguna por algunos segundos antes de volver a lo que estaba haciendo antes. Si pones un obstáculo delante de él, se chocará una y otra vez hasta que alguien le dé la vuelta. Si lo tomas y lo colocas en otro lugar, comenzará a hacer algo sin sentido también allí. Lo único que parece motivarlo es su querido muslo de pavo; si lo cuelgas frente a él, estirará los brazos y lo seguirá dondequiera que vaya.