#fff218

Gárgola

“Vaya… otra vez me dormí.”

Estar hecho de piedra tiene muchas ventajas (entre otras, vives mucho tiempo y eres impermeable), pero también tiene inconvenientes. La pequeña aunque robusta Gárgola es tozuda y testaruda, lo cual le impide cambiar de opinión con rapidez sobre cualquier cosa. Es, además, ligera y graciosa como una roca, así que, a pesar de tener alas, no vuela mucho mejor que una piedra. Por suerte, es tremendamente resistente y siempre sale caminando del cráter que crea al caer.

A la Gárgola le gusta pasear por los tejados para ver la ciudad desde las alturas, pero siempre se queda dormida… y una siesta de gárgola puede durar desde días hasta siglos. Cuando despierta, el paisaje y la arquitectura suelen haber cambiado a su alrededor, tiene que ponerse al día de sus shows favoritos, ¡y normalmente está cubierta de nidos de pájaros!