#fff218

Reina egipcia

“No preguntes y así no tendré que mentirte.”

La Reina egipcia está acostumbrada a las cosas más refinadas, ¡pero no pienses ni por un momento que eso ha ablandado su carácter! Puede que tenga un trono dorado, cinco banquetes al día y legiones de leales sirvientes que obedecen todas y cada una de sus órdenes, pero también conoce todo sobre las leyes de tributos, la rotación de los cultivos y los reglamentos de construcción de pirámides… y, por supuesto, del antiguo juego de la política.

A la Reina egipcia le encanta disfrazarse como una plebeya y escuchar lo que sus súbditos dicen de ella. Por supuesto, dado que todo el mundo conoce su aspecto (su efigie está en todas las monedas y estatuas), siempre tienen cuidado de decir únicamente cosas agradables. ¡Tampoco resulta demasiado difícil, ya que no es tan mala para ser una soberana todopoderosa!