#fff218

Bárbaro

“¡No te cruces en mi camino!”

No hay monstruo, prisión en una torre o malvado tirano en el mundo que el Bárbaro no intentase demoler. Gracias a sus poderosos músculos, reflejo de una difícil vida en tierras salvajes, y sus dos espadas, aplasta, destroza y tritura cualquier obstáculo que encuentra a su paso, no importa lo duro o peligroso que sea.

La gente dice que nada puede detener al Bárbaro, y casi es cierto. Ni los ogros, ni los troles, ni las hidras de varias cabezas lo asustan, y se ríe en la cara de los hechiceros malvados y los guerreros con hachas. ¿Qué puede ser lo único que consigue que este corpulento alborotador se detenga? La ortografía: es malísimo deletreando. ¡Por eso comenzó a pasar los fines de semana en la biblioteca, practicando la lectura!