NADAKHAN

Nadakhan es un poderoso Djinn y el último rey Djinn. Un Djinn es una criatura mágica capaz de conceder deseos, aunque casi nunca resultan como la persona que desea quiere o espera. Los Djinn no pueden concederse deseos a sí mismos, sólo a los demás. Hace mucho tiempo, Nadakhan abandonó su reino natal, Djinjago, para viajar hasta el mundo de NINJAGO, razón por la que su padre lo desheredó. Se convirtió en un temido capitán pirata, cometiendo todo tipo de malvadas acciones con su tripulación a bordo de la Fortaleza de la Mala Fortuna. Era tristemente famoso por sus poderes sobrenaturales, que aterrorizaban los corazones de todos los habitantes del reino. Derrotado por el capitán Soto y encerrado en la tetera de Tyrahn, consiguió escapar y buscó venganza sobre los ninjas por la destrucción accidental de Djinjago. Su plan era recrear Djinjago en el cielo de NINJAGO usando para ello tierra arrebatada al planeta. Arrogante, manipulador y astuto, Nadakhan gobierna su tripulación de piratas (más tarde “piratas del cielo”) con mano de hierro. Su arma es una espada de Djinn, un objeto mágico con el que puede atrapar el espíritu de sus enemigos y hacerse con sus poderes. Nadakhan siente un profundo resentimiento contra el reino de NINJAGO y los ninjas por la destrucción de Djinjago. Cuando Jay pide su último deseo, Nadakhan acaba atrapado de nuevo en la tetera de Tyrahn.