MAESTRO CHEN

Antes del Torneo de los Elementos, Chen era conocido como el “hombre amable” tras la Casa de los Fideos del Maestro Chen. Pero esta identidad le servía para ocultar su organización criminal secreta, así como su tenebrosa historia como el Maestro Chen, tutor de Clouse y Garmadon. El Maestro Chen adora el teatro y hacer que los demás se enfrenten entre sí, separando incluso a los amigos más cercanos. Hace tiempo provocó las Guerras Serpiente, tras las que se volvió contra su propio pueblo y se alió con las serpientes. Dividió mediante engaños a los maestros elementales y, cuando las serpientes fueron finalmente derrotadas, fue exiliado a una isla lejana por su traición. Desde su remota fortaleza, Chen creó un imperio criminal y un ejército de guerreros que compartían su obsesión por la más poderosa de todas las tribus serpiente: los Anacondrai. Chen planeaba robar el poder que ansiaba de los descendientes de los maestros elementales, valiéndose para ello de las habilidades de su hija. Su objetivo no sólo era vengarse, sino también usar ese poder para transformar a los miembros de su ejército en guerreros Anacondrai y convertir el mundo de NINJAGO en un reino del terror. Al final, fue derrotado por sus propias enseñanzas perversas. Mucho antes, el Maestro Chen había enseñado a su pupilo Garmadon a ganar a cualquier precio, sin importar quién resultase herido. Durante el enfrentamiento final entre los ninjas, Chen y sus adoradores Anacondrai, Garmadon recordó la lección y se sacrificó, arrastrando a Chen y su ejército al Reino Maldito y dejando tras de sí a un apesadumbrado Lloyd.