#fff218

Pirata zombie

“Yo, ho, ho, ¡y una botella de sesos!”

El Pirata zombie se estaba cansando de tanto joven pirata fanfarroneando y arruinándolo todo, así que ha decidido volver para enseñarles cómo solían ser las cosas en sus tiempos. Pero, como era de esperar para un lobo de mar de hace varios cientos de años, sus costumbres están un poco anticuadas. Todavía prefiere abandonar a sus prisioneros en islas desiertas en lugar de hacerlos caminar por el tablón y lo único que busca es oro; ¡nada de esos tesoros modernos, como la seda o las especias!

Al igual que sucede con todos los zombies, la higiene personal no es su punto fuerte. Todo en él se ve oxidado, su casaca de capitán está rota por todas partes y su pata de palo está llena de termitas. Nadie sabe con seguridad si tiene barba o es sólo una impresionante colección de musgo y líquenes lo que tiene en la cara. Las buenas noticias son que no huele mucho peor que cualquier otro pirata y que, si se cae al agua, ¡es más probable que sea él quien muerda a los tiburones!