#fff218

Chico lobo

“¡Aún estoy bien!”

El Chico lobo no está muy seguro de lo que está sucediendo. De repente está cortando madera como cada día, y al minuto siguiente se ha convertido en un peludo hombre lobo. Lo único que puede recordar después es lo mucho que corrió entre los bosques y aulló a la luna.

El mundo se ve muy distinto ahora que es un Chico lobo. Todo lo que huele es realmente interesante, en especial si es un árbol o una boca de incendios. Además, ahora oye mucho mejor. Lo malo es que no encuentra su gorra favorita y no puede dejar de comer galletas para perros. O quizá un buen bistec crudo… ¡eso también suena bien!