#fff218

Bufón

“¡Ju, ju, ju! Deténganme si –¡ja, ja, ja!– ya habían oído este –¡je, je!– antes.”

El siempre feliz Bufón no puede evitar reírse de sus propios chistes. Es un profesional de los juegos de palabras, los acertijos, los trabalenguas y los trucos de naipes, pero por mucho que su público aprecie sus historietas y cuentos sobre los famosos del medievo, él los aprecia mucho más. Ni siquiera puede contar un sencillo chiste de “toc-toc” sin romper a reír a carcajadas antes de llegar al final.

Es difícil ser divertido todo el tiempo, pero el Bufón hace que parezca fácil. Todo lo que ve –y dice– acaba despertando en él la risa nerviosa, la carcajada, la risa entre dientes, la risa con ganas y todos los demás tipos de risa durante cada actuación. ¡Lo peor es que, cuando le sucede, ni el rey, ni la reina, ni nadie en la corte real es capaz de aguantar sin unirse a la diversión y las risas!