#fff218

BAILARINA

“Si quieres ser grácil como un cisne, tienes que entrenar como un caballo”.

¡No es fácil ser una bailarina de clase mundial! La elegante Bailarina entrena muy duro todos los días. No basta con ponerse un tutú y atarse unas bonitas zapatillas. Hay que practicar cada movimiento y cada postura hasta hacerlo bien. De lo contrario, sería imposible representar como corresponde obras clásicas tan importantes como “El separador de bricks” o “La base azul de los cisnes”.

Por suerte, todo cobra sentido cuando suena la música y comienza el espectáculo. Cuando salta y gira por el escenario mientras el público permanece en silencio y apenas se atreve a respirar al verla bailar: entonces es cuando sabe que tanto entrenamiento ha merecido la pena. Y eso está francamente bien, ¡porque no creerías lo difícil que es aprender a mantenerse en equilibrio sobre los dedos de los pies cuando tienes pies de minifigura!