El rey y yo

El Rey Crominus acaba de ser rescatado de las garras de las tribus de la frontera, y la Reina Crunket debería estar muy contenta. Y lo estaba. Más o menos. Las historias sobre la valentía y el sacrificio de Lavertus la han impresionado y han reavivado un poco lo que sentía por él. Se sintió muy contenta al volver a ver a Crominus, pero también un poco triste. El Rey Crominus dio con la solución perfecta: un romántico picnic en su lugar favorito del pantano.

Sí, quería. Sí, quiero.

Crominus despertó a su querida Crunket y guio a la todavía somnolienta reina por el castillo. La llevó hasta un barco y navegaron hacia el pantano. Al amanecer, llegaron al lugar en el que Crominus propuso matrimonio a Crunket hace no demasiado y donde había preparado un fantástico picnic. Rodeados por las flores favoritas de la reina, comieron sus platillos favoritos con los primeros rayos del Sol. Fue entonces cuando sintieron el frío.

Rey atrapado

El Rey Crominus y la Reina Crunket vieron a los cazadores del hielo acercándose. Intentaron volver para avisar a la tribu, pero, justo antes de llegar a la fortaleza, el hielo los atrapó. ¿Mala suerte? ¿El destino? No importa cuándo o dónde tenga lugar una batalla en Chima: parece que el Rey Crominus es siempre el primero en ser capturado o desaparecer.