Lo mejor del Fénix

Tormak “gato subterráneo” es el leal líder de la Real Guardia Felina del Fénix y uno de los consejeros en los que Fluminox más confía. Es responsable de la seguridad en la Ciudad del Fénix y, cuando la misión excede el perímetro urbano, actúa como líder táctico y de seguridad. Luchó en las primeras guerras contra las tribus de cazadores. Tanto armado como desarmado, es un guerrero con gran experiencia; sin embargo, armado es casi imbatible.

Las garras del Tigre: Tygafyre

Tygafyre es el arco de Tormak. Puede disparar flechas normales y flechas que explotan. Tormak diseñó las flechas que explotan durante las primeras guerras contra las tribus de cazadores. La mayor parte del combate tuvo lugar en los túneles de Chima. Eso le valió a Tormak el apodo “gato subterráneo”, pero también le costó muchos tigres amigos. Las flechas explotan de tal modo que derrumban la entrada a túneles o cuevas. La explosión alcanza tanta temperatura que la roca se funde y da lugar a una superficie uniforme y completamente sólida.

Tormak derrotado

Tormak fue el único felino que sobrevivió a las primeras guerras contra las tribus de cazadores. Continuó desempeñando su labor en los oscuros, peligrosos y solitarios túneles de Chima. Fue entonces cuando escuchó el llanto de un pequeño cachorro de león que había quedado atrapado en un saliente. Tormak lo salvó justo a tiempo. Su plan era llevar el cachorro de vuelta con los demás leones, pero para su enorme sorpresa, no fue capaz de dejar ir al león.

Espera un instante

Tormak estaba allí, a tan sólo unos cientos de metros de los leones. Todo lo que tenía que hacer era entregar el cachorro a alguien, pero no era capaz de abrir sus brazos y dejar marchar aquella cálida y pequeña figura que sostenía contra su pecho. Contra su corazón. En ese momento, Tormak sintió toda la soledad que había resistido durante aquella larga guerra, concentrada en un instante. Ardía tanto en su interior que rompió a llorar, sabiendo que no sería capaz de soportar aquello de nuevo.

Un “ligre” en llamas

Tormak se quedó con el cachorro de león, que resultó ser hembra, y llamó Li’Ella a la pequeña leona. Li’Ella le devolvió su amor tan incondicionalmente como sólo un niño sabe, y Tormak le entregó su corazón. Cuando Li’Ella creció, Tormak le enseñó todo lo que sabía sobre luchar y defenderse. Cómo ser honesto y cómo ser valiente. Pero Li’Ella también enseño algo a Tormak: cómo ser feliz de nuevo. Cómo sonreír y divertirse. La preciosa leona salvó su alma de la tristeza y Tormak lo sabe. No hay nada que no hiciera por ella.

Li’Ella

Li’Ella es una joven leona. Posee un corazón valiente y es muy fuerte. Es una luchadora concienzuda, como no podía ser de otro modo al haber sido entrenada por el mejor guerrero de Chima. Tiene un gran corazón, le gusta divertirse y es muy amable. Es noble, valerosa y protege a quienes lo necesitan, incluso aunque tenga que ponerse en peligro para ello. Domina diversas armas, pero la que más le gusta de todas es el hacha de doble hoja. Li’Ella creció entre felinos en la Ciudad del Fénix, pero todos eran tigres y leopardos. Por eso, cuando conoce a Laval y descubre que existen otros leones, se siente muy impresionada. Especialmente por uno tan guapo.