Winzar

Winzar no conoce la palabra “miedo”. De veras, no tiene ni idea de lo que significa. Es fuerte, rápido, astuto y siempre el primero en luchar contra el enemigo. Sólo verlo avanzar a toda velocidad es suficiente para hacer huir a los menos valientes. Pero su agresividad le ha costado cara… tiene cicatrices por todo el cuerpo y unos feos zarpazos le desfiguraron el rostro. No lo molestes para preguntarle cómo se hizo las heridas… o te lo enseñará más que gustoso.