¡Todos los bricks embonan!

Los primeros bricks LEGO® con tubos debajo para mejorar la conexión se patentaron en 1958.

¡Enséñame más!