Louvre (21024)

Datos

  • SituaciónParís (Francia)
  • Construccióndesde 1190 hasta la actualidad Área cubierta
  • Estilo arquitectónicoMezcla de renacentista y modernista

Historia

En sus muchas manifestaciones, el Louvre ha dominado la ciudad de París desde finales del siglo XII. Hoy es el museo más visitado del mundo, célebre por sus famosas obras de arte (como la Mona Lisa, de Leonardo da Vinci) y su espectacular forma de conjugar los estilos arquitectónicos renacentista y modernista.

El Louvre se construyó a finales del siglo XII para proteger la ciudad de París.  El edificio sufrió continuas alteraciones y ampliaciones antes de transformarse en palacio real de estilo renacentista en 1546.

Cuando Luis XIV trasladó la corte real del Louvre al Palacio de Versalles en 1678, gran parte de la colección de arte real permaneció en el antiguo palacio.

La transformación del Louvre en el museo que hoy conocemos comenzó con la Revolución francesa. En 1791, la nueva Asamblea Nacional declaró que el Louvre debía ser “un lugar en el que reunir los monumentos de todas las ciencias y artes”. El Museo del Louvre abrió sus puertas oficialmente en 1793, ofreciendo acceso público a toda una colección de la que ya formaban parte obras de Leonardo da Vinci, Rafael, Poussin y Rembrandt. 

La colección del museo creció durante los doscientos años siguientes. A principios de la década de 1980, nadie dudaba de que era precisa una gran renovación para mejorar las exposiciones y ofrecer más entretenimiento al creciente número de visitantes.

Arquitecto

Ieoh Ming Pei nació en China en 1917 y viajó a Estados Unidos a los 17 años para estudiar arquitectura en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT). Inspirado por las obras de Le Corbusier y el nuevo estilo internacional, continuó estudiando en la Escuela de Diseño para Graduados de Harvard, donde conoció a Walter Gropius y Marcel Breuer, dos líderes del movimiento europeo Bauhaus.

En 1955, después de trabajar para la firma neoyorquina Webb & Knapp en diversas estructuras a gran escala por todo Estados Unidos, Pei fundó su propia firma: I. M. Pei and Associates. Pei y su equipo trabajaron en grandes proyectos como la Biblioteca Kennedy de Boston, el Ayuntamiento de Dallas en Texas o el Edificio Oriental de la Galería Nacional de Arte de Washington. Fue este último edificio el que llamaría la atención de los encargados del proyecto de renovación del Louvre.

Pei sería el primer arquitecto extranjero en trabajar en el Louvre, y muchos franceses se mostraron escépticos ante el hecho de que un proyecto nacional de tanto prestigio hubiera sido otorgado a un arquitecto conocido por ser el “maestro de la arquitectura moderna”. El propio Pei era consciente de que “la historia de París estaba grabada en las piedras del Louvre”. Aunque sus propuestas –y, más aún, la pirámide de vidrio– recibieron bastantes críticas al principio, la renovación fue un completo éxito y la pirámide del Louvre se convertiría en su estructura más popular.

Ver detalles del producto