Sede de las Naciones Unidas (21018)

  • Producto descontinuado

Datos

  • Situación: Ciudad de Nueva York
  • Arquitecto: Equipo internacional liderado por Wallace K. Harrison del que formaban parte Le Corbusier y Óscar Niemeyer
  • Estilo: Modernista, internacional
  • Materiales: Aluminio, vidrio y mármol de Vermont
  • Tamaño: 39 plantas sobre el piso (edificio del Secretariado)
  • Año: Construcción iniciada en 1947; primera piedra colocada en 1949

Historia

La sede de las Naciones Unidas es un aclamado complejo de estilo arquitectónico modernista que se alza en la costa este de Manhattan, a orillas del río Este de la ciudad de Nueva York. Su creación, parte de un ambicioso intento de plasmar el espíritu de cooperación internacional de las propias Naciones Unidas, fue el resultado del esfuerzo común de un equipo multinacional de importantes arquitectos, entre los que se contaban Óscar Niemeyer y Le Corbusier.

Dado que el lugar elegido era relativamente pequeño y estaba flanqueado por la autopista East River Drive (posteriormente conocida como Franklin D. Roosevelt East River Drive) y el propio río Este, era obvio que haría falta un edificio notablemente alto para albergar todas las oficinas. El edificio del Secretariado propuesto por Niemeyer, de 39 plantas, fue polémico en su momento, pero con el tiempo se ha convertido en un icono por el estilo modernista del complejo.

Las caras exteriores del edificio del Secretariado, de 167,6 m de altura, se construyeron empleando exclusivamente aluminio, vidrio y mármol. Las convenciones de la época no lograron acabar con las amplias áreas de vidrio tintado en color verde. En contraposición, las fachadas norte y sur del edificio, carentes de ventanas, se recubrieron con 1.814 toneladas métricas de mármol de Vermont.

En consonancia con el carácter internacional de las Naciones Unidas, se eligieron materiales procedentes de muchas tierras para la sede. La piedra caliza que cubre las fachadas de los edificios de la Asamblea General y la sala de conferencias se trajo de Reino Unido; el mármol, de Italia; el mobiliario y las estanterías de las oficinas, de Francia; las sillas y los tejidos, de Checoslovaquia (hoy República Checa y República Eslovaca) y Grecia; y las alfombras, de Inglaterra, Francia y Escocia. Asimismo, las mesas se adquirieron en Suiza y la madera empleada en los acabados interiores se importó de Bélgica, Canadá, Cuba, Guatemala, Filipinas, Noruega y Zaire (hoy República Democrática del Congo).

Arquitecto

Óscar Ribeiro de Almeida Niemeyer Soares Filho nació en Río de Janeiro el 15 de diciembre de 1907. Obtuvo su licenciatura en arquitectura en la Escuela Nacional de Bellas Artes de la ciudad en 1934 y comenzó a trabajar sin remuneración en un estudio de arquitectura local. En 1936, Niemeyer conoció a Le Corbusier, que se convirtió en una gran influencia y su mentor.

Considerado uno de los más célebres arquitectos modernistas, Niemeyer ganó fama por su uso de las formas abstractas y las curvas. Sus edificios se caracterizaban por la elegancia y la armonía, a menudo hechas realidad gracias a usos pioneros del concreto reforzado.

“No me atraen las líneas ni los ángulos rectos, rígidos e inflexibles, que crea el hombre. Lo que me atrae son las curvas que fluyen libre y sensualmente.” - Óscar Niemeyer