Aguja espacial de Seattle (21003)

  • Producto descontinuado

Datos

  • Arquitecto: John Graham & Associates
  • Categoría: Torre de observación 
  • Tipo de construcción: Estructura de acero 
  • Coste: 4,5 millones de dólares (1962) 
  • Elevadores: 3
  • Ocupación en superficie: 36,6 x 36,6 m 
  • Altura: 158 m
  • Situación: 400 Broad Street, Seattle, Washington (EE. UU.) 
  • Materiales: Acero, concreto y vidrio 
  • Tipo de pináculo: Pararrayos (184 m)
  • Plantas: 60 
  • Año: 1961 – 1962

Historia

La Aguja espacial de Seattle, considerada el símbolo más destacado del paisaje de la ciudad, se construyó inicialmente como principal atractivo de la futurista Exposición Universal de 1962.

La estructura, atrevida y futurista, se enfrentaría a un buen número de obstáculos en el camino hasta su finalización. Financiada con fondos privados, la búsqueda de un emplazamiento adecuado resultó ser tan difícil que el proyecto estuvo a punto de ser abandonado. El lugar apropiado se encontró tan sólo 13 meses antes de la Exposición Universal de 1962.

Debido a que el programa de construcción se concentró en un breve período de tiempo, fue necesario prefabricar las patas y el mirador de la Aguja espacial de Seattle dividiéndolos en varias secciones, que posteriormente se montaron y fijaron rápidamente. Para compensar el enorme peso de la parte superior de la Aguja espacial, el centro de gravedad se bajó hasta el nivel del piso fijando las tres patas a un gigantesco bloque macizo de concreto de unos 9 metros de espesor cuyo peso es idéntico al de la estructura al aire libre.

La fecha límite de la Exposición Universal estuvo a punto de cumplir, ya que el segundo elevador llegó y fue instalado sólo un día antes de la gran inauguración.

Arquitecto

En 1959, el artista Edward E. Carlson esbozó por primera vez lo que se convertiría en la Aguja espacial de Seattle en una servilleta de una cafetería. Basándose en una torre de observación de Stuttgart (Alemania), la estancia superior se asemejaba entonces a un globo. Harían falta muchas transformaciones y la ayuda del arquitecto John Graham y sus socios para llegar hasta el famoso platillo volante actual.

Los principales temas de la Exposición Universal de 1962 fueron sin lugar a dudas el futurismo y el optimismo americano, motivo por el que recibió el nombre, a todas luces apropiado, de “Exposición del siglo XXI”. La Aguja se diseñó específicamente como símbolo de la “carrera espacial” (lo que en la actualidad se denomina comúnmente “era espacial”). Incluso las capas de acabado de pintura recibieron nombres en consonancia con la temática del siglo XXI: “blanco astronauta” para las patas de apoyo, “verde oliva orbital” para el cuerpo, “rojo reentrada” para el halo y “oro galaxia” para la erupción solar y el techo en forma de pagoda.