Acerca de DUPLO

Un bebé en flor (menos de 2 años)

Los primeros años de la vida de un bebé son los más valiosos para los padres. No hay nada como ver a un niño dar sus torpes primeros pasos o escuchar esa mágica primera palabra.

Incluso después de haber aprendido sus primeras palabras, los niños continúan explorando el mundo y expresándose principalmente a través del juego; de hecho, el juego es el primer lenguaje que aprenden. Y ver a tu hijo jugar es tu forma de escucharlo.

A partir de 1½ años, podrán comenzar a apilar bricks LEGO DUPLO juntos o tratar de distinguir diferentes combinaciones de colores. Seguramente no pasará mucho tiempo antes de que tu hijo haya adquirido las habilidades motrices finas necesarias para construir formas muy básicas sin tu ayuda. También puedes practicar los nombres de los animales y los ruidos que hacen con el conejo, la jirafa y los demás animales DUPLO.

  • DIVERSIÓN SIN FIN EN LAS MANOS DE LOS MÁS PEQUEÑOS

    LEGO® DUPLO® es una fuente inagotable de juego creativo para niños en edad preescolar (de 1½ a 5 años). Mira cómo tu hijo imagina, crea y explora mundos completamente nuevos con los grandes bricks LEGO, diseñados a la medida exacta de sus pequeñas manos.

  • JUEGA CON SEGURIDAD

    Jugar es divertido; aunque, como fabricante de juguetes, para nosotros es algo muy serio. Todos los productos LEGO DUPLO se fabrican aplicando las normas de calidad y seguridad más estrictas. Porque para nosotros, jugar con seguridad es la única forma de jugar.

  • HEMOS PENSADO EN CASI TODO

    Llevamos 44 años investigando los patrones de juego de los niños, por lo que, independientemente de su edad, sabemos lo que van a hacer con sus juguetes antes de que lo hagan.

  • Un bebé en flor (menos de 2 años)

    Los primeros años de la vida de un bebé son los más valiosos para los padres. No hay nada como ver a un niño dar sus torpes primeros pasos o escuchar esa mágica primera palabra.

  • Un reflejo de la realidad (2 años)

    Tu hijo continúa aprendiendo a través del juego y, gracias a su imaginación, comienza a sentir deseos de ir de compras, celebrar fiestas de té o manejar grandes autobuses. Autobuses de juguete, claro. Imitar las actividades que llevan a cabo los mayores es el modo en que tu hijo comprende el mundo a esta edad.

  • Independencia imaginaria (3 años)

    A los 3 años, tu hijo comienza a preferir estar acompañado, especialmente si es para jugar. Un niño de 3 años tiene aún mucho por aprender, pero con un poco de ánimo y los elogios de mamá y papá, todo es emocionante y merece la pena aprenderlo.

  • Curiosidad infantil (4 años)

    Hablan formulando preguntas. En resumen, esa es la descripción de un niño de 4 años. Tu hijo siente una irreprimible curiosidad por el mundo y todo lo que contiene, así que prepárate para contestar preguntas de todo tipo. Apostamos a que al menos una de ellas te dejará sin habla y se convertirá en una especie de leyenda familiar (ya sabes, ese tipo de historias que tu hijo se avergonzaría de oír durante el discurso de su graduación).